Blog AMA Global

En una depresión económica,
no ignore la cultura organizacional

  • Por: Mark Vickers
  • Biblioteca AMA © Copyrights 2019

Aquí es donde las cosas se ponen difíciles, con muchas compañías abandonadas en la mira de una economía decreciente que acaba de ser declarada finalmente como una recesión a partir de la primera semana de diciembre.


Como suele decirse, una buena economía es como una marea alta que eleva todas las embarcaciones. Esta marea alta ayuda a flotar a muchas compañías, algunas veces incluso a aquéllas que estaban cubiertas y otras que se hundían por sus problemas organizacionales. En los malos tiempos, la marea baja y muchos de estos problemas “bajo el agua” se convierten en más visibles y más peligrosos.

¿Cómo pueden las compañías evitar convertirse en víctimas de una marea económica baja? Una de las mejores maneras puede ser enfocarse en su cultura organizacional, tal como lo propone un nuevo estudio realizado por American Management Association (AMA) y conducido por i4cp. El estudio, el cual está basado en 1,967 encuestas aplicadas globalmente, indica que las compañías con culturas corporativas positivas – reflejado en 8 características culturales específicas – son más propensas a reportar mejores logros en el mercado que otras organizaciones.

El estudio “Cultivando Culturas Corporativas Efectivas” también encontró correlaciones entre las culturas corporativas positivas y el grado en el que los encuestados reportaron que sus compañías: 1) están operando según su potencial, 2) cumplen exitosamente sus metas y 3) son un buen lugar para trabajar. En resumen, una cultura positiva está ligada con operaciones eficientes y logro exitoso de las metas. Esto permite que las compañías con estas culturas floten más alto en el agua que sus competidores y sepan adaptarse a mares difíciles más efectivamente.

Considere esto: En el pasado, las culturas corporativas fuertes estaban frecuentemente asociadas con su incapacidad para adaptarse rápidamente. Las culturas fuertes pueden beneficiarse en tiempos estables pero eran vistas como estancadas y resistentes al cambio. La sabiduría convencional era que, para hacer los cambios necesarios, una compañía necesitaba de alguna manera “descongelar” su cultura, verter las conductas y valores en un tipo de nuevo molde cultural y luego “recongelarlo” nuevamente. No es necesario decir que este proceso es, además de engorroso, demasiado demandante de tiempo y finalmente poco efectivo.

Pero el nuevo estudio de AMA/i4cp muestra algo que va en contra de la sabiduría convencional: Las culturas corporativas positivas son más receptivas al cambio y a adaptarse rápidamente para lograr nuevos retos. Específicamente, el estudio encontró que solo una cuarta parte de los encuestados dijo que las prácticas gerenciales en sus organizaciones eran buenas o muy buenas en la “facilitación de iniciativas de cambio” pero que esta habilidad estaba altamente relacionada con tener una cultura corporativa positiva.

Ciertamente, en medio de los mercados cambiantes de hoy, el equipo de investigadores de AMA y i4cp consideró que una de las 8 características de una cultura positiva es la habilidad de “promover respuestas rápidas a cambios necesarios.” Las otras 7 características son:
  1. Una cultura cooperativa
  2. Una cultura que está alineada con estrategia
  3. Una cultura que promueve la innovación
  4. Una cultura que promueve la ejecución de las estrategias
  5. Una cultura que favorece la confianza
  6. Una cultura que saca a relucir lo mejor de sus empleados
  7. Una cultura donde todos los niveles tienen autoridad para tomar decisiones
Tomado como un todo, este estudio revela que relativamente pocas organizaciones obtienen alto puntaje en las 8 dimensiones. Las culturas de la mayoría de las organizaciones no hacen un trabajo excepcional promoviendo la confianza, animando a la innovación, respondiendo rápido a los cambios o sacando lo mejor de sus trabajadores. Estas son las fuentes de problemas que pueden estar “bajo el agua” en los buenos tiempos pero pueden volverse claramente visibles en los malos tiempos.

Por ejemplo, el estudio encontró que solo cerca de una tercera parte de las compañías dijeron que su cultura “logra el mejor desempeño de sus empleados” en un alto o muy alto grado. Y esto podría ser visto como algo especialmente problemático dado que, de las 8 características, esta es la más relacionada con el desempeño en el mercado. Y además, es en los malos tiempos, cuando muchas compañías están recortando recursos y personal, cuando es más importante que nunca sacar el mejor desempeño en la gente.

Una pregunta que se me viene a la mente para las organizaciones de hoy es si la economía decreciente actual tendrá un impacto positivo o negativo en sus culturas corporativas. En el estudio se le preguntó a los encuestados sobre el grado en el que varios factores externos tiene influencia en sus culturas. La respuesta más mencionada fue “las condiciones económicas actuales,” con el 61% que comentó que hoy éstas condiciones tienen influencia en sus culturas en un alto a muy alto grado.

De alguna manera, esto hace perfecto sentido. Una economía decreciente puede dar pie a acciones organizacionales, como recortes, que pueden tener un impacto negativo en la cultura, desde reducir los niveles de confianza de los trabajadores hasta desanimar los esfuerzos dedicados a la innovación. La ironía, por supuesto, es que esto sucede durante los tiempos de economías débiles cuando la necesidad de culturas corporativas positivas es más importante. La innovación, la rápida respuesta al cambio, la ejecución estratégica, el excelente desempeño de los empleados: Son todas condiciones esenciales para las organizaciones que ponen sus esfuerzos en superarse dentro de una economía pobre.

En base a lo que se encontró en el estudio, el equipo de investigación desarrolló un número de estrategias que podrían ayudar a las organizaciones a cultivar culturas positivas. A continuación se presentan algunas de las más sobresalientes:
  • Vea la cultura desde una perspectiva de desempeño, no sólo de satisfacción del empleado o de ética
  • Cree mecanismos de seguridad en la cultura para facilitar el cambio
  • Utilice características de la cultura positiva para administrar mejor el talento; existe una fuerte relación entre cultura y buen manejo de talento
  • Desarrolle a sus líderes para que sean modelos de los comportamientos deseados
  • Pero vea más allá de los líderes en asuntos como la dirección estratégica de la compañía
  • Comunique claramente los valores a todos; por ejemplo, cuente historias sobre logros pasados y cómo los desafíos se alcanzaron
  • No olvide incluir a aquéllos que trabajan remotamente en sus planes para nutrir una cultura corporativa positiva


Al final, la lección más importante del estudio es que los asuntos culturales no deberían ser ignorados durante los tiempos difíciles. Las condiciones económicas pueden afectar las culturas, pero no deberían determinar las culturas. En lugar de eso, las organizaciones deben buscar maneras para mejorar sus culturas en los tiempos difíciles, de crisis o recesión.

ACERCA DEL AUTOR
Por Mark Vickers | Institute for Corporate Productivity (i4cp) Descargue la presentación del libro CULTIVATING EFFECTIVE CORPORATE CULTURES https://www.amanet.org/research/pdfs/i4cp-culture.pdf

Si este artículo fue de tu interés

Recomiéndalo aquí



American Management Association © Copyrights

American Management Association © Copyrights 2019

BIBLIOTECA AMA - Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin la autorización de AMA

Comparte este Artículo

    Glosario AMA Business   
Curso Relacionado

1553
Análisis Financiero

- Dominando los Indicadores Financieros Clave -


Logo AMA Global AMA USA   |   Management Center de México   |   AMA Asia Pacífico   |   CMC Canadá   |   MCE Europa-África-Medio Oriente
© 2019. «American Management Association». All rights reserved.